Fue en el 2008 cuando la Hermana María Presentación López, Misionera de la Orden de San José fue repatriada gravísimamente herida tras sufrir un ataque en la República Democrática del Congo donde desde hace veinte años realizaba su labor humanitaria.

Quizá ella pensó que en el aquel momento su labor misionera había concluido y ¡cómo son las cosas del de arriba! resultó todo lo contrario,

Una serie de Empresarios Burgaleses, tras enterarse de su situación fueron a conocerla y de esa conversación nació Proyecto Rubare, fundada para hacer realidad un sueño cuando todo indicaba que se había acabado.

Tras estos trece años, son muchas las labores emprendidas y en algunos casos concluidas parcialmente (los quehaceres allí no se acaban nunca). 6 escuelas, apoyos a hospitales, campos de refugiados, ayudas a mujeres vulnerables, alimentación y cuidado de niños, un centro de desarrollo solidario creado para dar empleo en la zona en el que se fabrica pan, jabón, azúcar, próximamente harina, (el único de sus características dada la complejidad del entorno), talleres, alfabetización….

Proyecto Rubare y su Fundación Hermana Kivu Jambo, han ido creciendo, siempre con colaboraciones voluntarias -todos somos voluntarios- que demuestran que a pesar de que a menudo nos inundemos de desesperanza, también somos capaces de lo mejor, lo desinteresado, lo solidario, lo que de verdad nos muestra como los humanos con valores diferenciales que somos.