Situación geográfica

Rubare es una pequeña aldea enclavada en la zona de los Grandes Lagos y la cadena montañosa del Gran Rift Valley, en la República Democrática del Congo, que limita con Uganda y Rwanda. Pertenece a la provincia de Rutshuruen en Kivu Norte, cuya capital es Goma. En esta región el poder de las armas prevalece por los permanentes conflictos abiertos por controlar las minas de minerales tan codiciados como el coltán y el oro.

Situación en el Congo

La República Democrática del Congo vive una situación social y política muy difícil, que crea condiciones económicas de pobreza, lo que se traduce en malnutrición, enfermedades, falta de higiene. La población sufre altas tasas de: paludismo, parásitos intestinales, gastroenteritis, malnutrición, tuberculosis, meningitis, cólera y sida. Por todas estas razones, hemos escogido la localidad de Rubare para intentar ayudar a esta población en su desarrollo y su futuro.

La única fuente de trabajo es el campo, pero aunque se trabaja mucho la gente no llega a satisfacer sus necesidades. Muchos años de guerra han consumido el país. La pobreza extrema, los continuos desplazamientos y el flujo migratorio hacen muy difícil el acceso a unas condiciones de vida dignas.

4,7 millones de niños en edad escolar no asisten a la escuela. El 71% de la población no tiene acceso a saneamiento, ni a fuentes adecuadas de agua potable, ni a una sanidad básica. 1 de cada 3 niños no están vacunados contra el sarampión y la malaria es una plaga que sesga cada año miles de vidas. La malnutrición es otra de las terribles consecuencias de la guerra. Un alarmante 31 % de los niños y niñas menores de cinco años están bajos de peso.

Los niños son el futuro de un país destruido por la guerra, en ellos recaen las esperanzas de alcanzar mejores tiempos. Sin embargo, son también las principales víctimas de la violencia. Por este motivo que la ciudad de Burgos en colaboración con las religiosas de San José de Gerona ha construido la escuela maternal en Rubare para mejorar la calidad de vida de estos menores. Hay muchos niños huérfanos que conviven con sus abuelas que no entienden la necesidad y las ventajas de llevar a sus nietos a la escuela, ya que ellas nunca fueron a una. Con la creación de esta escuela, se pretende que los niños y niñas tengan posibilidades de mejorar su calidad de vida.